Deportes

Trump visita Dayton y El Paso en medio de rechazo

Venezuela, Caracas
Danilo da Silva y Cristiano Ronaldo se reencuentran en Turín

El presidente Donald Trump visitó ayer a Dayton (Ohio) y El Paso (Texas), donde lo recibieron manifestantes que atribuían a su retórica incendiaria el aumento de las tensiones políticas y raciales. Trump inició así su visita a los dos sitios de las matanzas del fin de semana, donde se reunió con sobrevivientes y familiares y rindió homenaje a los socorristas.

Frente al hospital Miami Valley, en Ohio, se congregaron unos 200 manifestantes para reclamar un mayor control sobre las ventas de armas. Algunos dijeron que el mandatario no era bienvenido en la ciudad.

En tanto, en El Paso, que estaba acordonada por la policía, se le pedía que condene el racismo y la supremacía blanca durante su visita.

Al partir de la Casa Blanca, Trump rechazó su responsabilidad en los tiroteos y criticó a quienes lo acusan de contribuir a las divisiones. “Mis críticos son políticos”, dijo, al destacar la tendencia política aparente del agresor en Dayton e insinuar que podría ser partidario de los demócratas.

“No tuvo nada que ver con el presidente Trump”, añadió el propio mandatario. “Esta gente busca una ventaja política”. Negó que su retórica fomentara la violencia y aseguró que, por el contrario, “une a la gente”.