Tecnología

El cuencano Boris Vian y la magia de samplear

 Con una máscara similar a la del Santo, recordado personaje de lucha libre del 70, se presenta empleando samples en su actuación. Sus inicios en la música distan un poco de esta transformación.

Los arreglos de una voz  aguda suenan al compás del sonido de la trompeta en la balada “Sevacabar”. Un tema que no se apega a los patrones comerciales. Al contrario, suena a la armonía de un clásico de Hollywood fusionado al ritmo de un pop con guitarra.

El trabajo le pertenece a Boris Vian, un músico cuencano que ha empezado a tener más presencia en festivales del país. Con una máscara similar a la que usaba el Santo, recordado personaje de lucha libre del 70, el artista se presenta empleando samples en su actuación.

Una técnica de composición musical basada en tomar la muestra de un sonido ya grabado para reutilizarlo. Boris Vian lo hace con vinilos, tomando tiempos y retazos de una canción para crear una nueva, con otra calidad de sonido.

A cada composición le incorpora ritmos, voces, acordes de su guitarra, del bajo y la batería. No se apega a ningún género, pues su inspiración lo ha llevado a transitar por el rock, el rap y hasta el disco.

 “Yo empecé como un collage musical, me interesa esta especie de arquitectura y de bases limpias que cojo de un vinil para sacar una melodía”, explica el artista. En el tema “Disco”, cuenta que tomó los arreglos de la batería de uno de los clásicos de Boney M. Este fue un grupo que alcanzó la fama en los 70. Mientras que las efectos de la guitarra los copió de una de las canciones del antiguo grupo Parchis.

Un creador enmascarado Sus inicios en la música distan un poco de esta transformación que se dio a sus 24 años. Como productor musical, graduado en la Universidad de San Francisco, se especializó en el bajo y traveseó  el rock con temas inéditos. Nunca tocó covers. Tampoco revela su nombre real ni muestra su verdadero rostro al público.

A partir de este anonimato dice haber encajado bien con su propuesta. La idea nace de una investigación sobre escritores y descubrió que Boris Vian (novelista) usaba un seudónimo, al que llamaba heterónimos. Luego de su muerte descubrieron que el escritor poseía muchos libros con personajes que tenían vida y personalidad propia. “Me interesó eso, algo más allá del alter ego como lo hacían ellos y quise hacerlo, me busqué mi heterónimo y sampleo el nombre de Boris Vian, pues él también fue un sampler”, opina.

El cantautor se engancha a su público por líricas que hablan de la naturaleza, la alquimia o el misticismo. También expresa la forma en que funciona el universo, o la mente y la percepción del mundo según las personas que ha escuchado. “Es como algo honesto de mi forma de ver el arte y la música, como algo sublime, como una búsqueda de algo que levante nuestras vidas”, comenta el músico. “Sevacabar” justamente transmite aquello del ciclo natural, basado en todo aquello que nace y muere, como el día y la noche, y el retorno de la naturaleza. Esta canción también evoca al amor cuando en uno de los estribillos se entiende que pese al caos del universo, habla de “estar un día más contigo”. El humor asoma en el tema “Cayendo cayendo”, en la cual interpreta a un personaje torpe y cómico. Refleja un amor juguetón e inalcanzable.

Los temas descritos son parte de la lista de 5 sencillos que próximamente estrenará en un álbum. (I) PROMOCIÓN. El músico cuencano Boris Vian le apuesta a la promoción de sus temas en plataformas digitales; tiene presencia en festivales del país. inicios. Sus inicios en la música distan un poco de esta transformación que se dio a sus 24 años. Nunca tocó covers. Es productor musical.

boney m. En el tema ‘Disco’, cuenta que tomó los arreglos de la batería de uno de los clásicos de Boney M. Este fue un grupo que alcanzó la fama en los 70. Boris Vian, un músico cuencano, quien ha empezado a tener más presencia en festivales del país.

A cada composición le incorpora ritmos, voces, acordes de su guitarra, del bajo y la batería. No se apega a ningún género.   EL Telégrafo