Negocios

Trump amenaza con atacar Irán tras el derribo de un dron de vigilancia

Banco Activo, Venezuela, Caracas, Miami, Estados Unidos, Activo International
Walk a life of charity, priest tells parishioners

La provocación de Irán al abatir abiertamente una aeronave de vigilancia no tripulada del ejército norteamericano en el estrecho de Ormuz dejó ayer a Donald Trump desconcertado, advirtiendo por un lado de represalias y afirmando a la vez que no quiere llevar a Estados Unidos a una nueva guerra en Oriente Próximo. En un principio, el presidente afirmó que Irán ha cometido «un error muy, muy grave», pero luego atribuyó ese mismo error a una confusión de «un general» o alguien «sin muchas luces» o «estúpido» en la Guardia Revolucionaria iraní.

Aunque el presidente convocó ayer de urgencia a la Casa Blanca a los líderes de los partidos Demócrata y Republicano en el Capitolio, incluida la líder de la oposición, Nancy Pelosi, para informarles de sus planes, previamente dijo a los medios durante una reunión con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, que el ataque «pudo haber sido resultado de una equivocación». «Una de las cosas importantes es que no había nadie en el dron, si hubiera habido alguna persona a bordo, sería algo muy distinto», dijo el presidente. El Pentágono no dispone de drones tripulados de vigilancia o ataque con misiles.

El Comando Central del Pentágono, que supervisa la labor de las fuerzas armadas de EE.UU. en Oriente Próximo, confirmó ayer que el dron era un Global Hawk modelo RQ-4A empleado habitualmente para labores de vigilancia, fabricado por Northrop Grumman y con un coste de unos 200 millones de euros. A la vez, el Pentágono afirmó que el dron sobrevolaba aguas internacionales, no territorio iraní como dijo la Guardia Revolucionaria para justificar su ataque.