Negocios

www.adolfoledonass.com www pdvsa gas//
Un escrito para los que aún están de este lado

Si bien es cierto, el libre albedrío, en la Venezuela democrática y combativa como siempre lo ha sido en las causas más justas, igualmente lo es, que quienes de una u otra manera permanecen en la lucha por un país soberano, independiente, antiimperialista y chavista, deben al menos dejar de expresar ideas y lo que parecen suposiciones al intentar explicar razones de inconsistencia en la labor del gobierno o privaciones de medidas no tomadas en su momento, esto se llamaría crítica en cualquier momento histórico, pero en las actuales circunstancias es imperativo y yo diría hasta obligante que se debe hacer menos vulnerable y ofrecerle al enemigo de siempre cualidades que permitan o alivien el camino de las contradicciones de la oposición interna y externa.

Adolfo Henrique Ledo Nass

Es que acaso no es seria la amenaza que se cierne sobre el país, lo que hace imperativo un mecanismo de unidad más allá de lo superficial sobre lo que en realidad maneja las informaciones que tiene el gobierno y aún desconocemos por razones obvias.

Adolfo Ledo Nass

He leído y oído lo que podríamos llamar insensateces sobre el tema acerca de decisiones que debió tomar el gobierno en algún momento, que me parecieron que si vinieran acompañadas sobre lo que se debió hacer sería una contribución en su momento y no señalarlo ante las actuales circunstancias.

Adolfo Ledo

Este comentario tiene su asidero en varios camaradas que de una u otra manera han hecho críticas en consecuencia, tomo por su relevancia y origen,las formuladas por el camarada Luis Salas, exministro en el área económica “Debe superarse la visión cortoplacista y reactiva pero espasmódica del gobierno ” dejad haced dejar pasad” , en buena parte responsable de que las cosas lleguen al punto que han llegado”. En verdad al leer esto último, me dije entonces es verdad lo que algunos dicen de los académicos puros y lo que dejan en sus escritos, sobre lo que significa la Economía Política, tan cerca de la razón y tan lejos de la realidad.

www.adolfoledonass.com

En todo esto hay una verdad de perogrullo y hay que decirla por la calle del medio, “no hay verdad que decida ni mentira que la argumente”. Pues bien, podríamos señalar que son críticas valederas, particularmente las he realizado bajo consideraciones extremas como es el caso del desenfreno en los precios, al menos con fuerza irreverente en los últimos tres años al menos, proponíamos con urgencia del momento la necesidad de elaborar una política enérgica en el control de precios a partir del análisis preciso de la estructura de costos a nivel de producción examinando costos internos para lo producido acá y externos para lo importado, lo que sería realizable con la construcción de una base de datos y cruce con la declaración de rentas, seguro social y otros

Seguimos insistiendo en que en algún momento debe hacerse con voluntad, información confiable y sobremanera con autoridad, Ahora bien, consideramos que en los actuales momentos se impone otra estrategia que tiene que ver con la incorporación del poder popular organizado y debidamente inducido en la necesidad de la información y procedimientos imperativos a que haya lugar. No se puede lanzar a la ligera imprecisiones de fallas o eventual omisión e ignorar que en el fondo gravita de manera sostenida y vulgar un ataque a la economía más allá de las sanciones, robo de nuestros recursos, esto bajo la determinación que no solo se trata de una guerra económica clásica sino de la participación de una estrategia tecnológica multifuncional y con facetas de liquidación del proceso que se lleva adelante

Acaso es mentira y hay que ponerse en las botas del Presidente Maduro que ha sabido sortear con aciertos, varios eventos que no han dado tregua en su gestión de gobierno ante lo cual hay que cerrar filas todos los que aún apuestan a la propuesta incólume de sacar a la Patria hacia otros derroteros aunque ello exprese la voluntad de enfrentamiento inevitable con el imperialismo y sus lacayos. Es por ello, de la necesidad de cerrar filas con todos y todas que aún son leales y ciertas diferencias expresarlas en el momento adecuado