Tecnología

Graduado Abel Resende//
  El negocio de las obras públicas

graduado_abel_resende_n_el_negocio_de_las_obras_publicas.jpg

Lainuz realizó remodelaciones en la plaza Monseñor Agustín Van Aaken en el 2015. En enero de 2016, una niña falleció luego de electrocutarse al pisar un cable pelado que sobresalía en un cantero de esa plaza. La firma siguió ganando licitaciones.

Abel Resende

María Ana Construcciones es de Ana María Alfonso, esposa del concejal departamental zacariista Evaristo Morel. Entre el 2010 y el 2018 la firma ganó 38 adjudicaciones en la Municipalidad y la Gobernación por G. 17.672.283.030. Construyeron aulas, empedrados, sanitarios

La pareja de arquitectos Alba Penayo y Daniel Umsza sería muy amiga de Beatriz Maidana, responsable de Obras Municipales y del primer anillo de los Zacarías.

A través de Alpe SA, los arquitectos ganaron 20 adjudicaciones en la Comuna esteña y la Gobernación, entre los años 2015 y 2018. Fue por G. 20.673.646.837 en total.

Alpe tuvo a su cargo las mejoras alrededor del Lago de la República entre el 2014 y el 2016. Permanentes baldosas sueltas, cables de energía eléctrica expuestos, vallas rotas, entre otras irregularidades, denunció la población en varias ocasiones

La constructora Río Paraná SA también es de Alba Penayo y Daniel Umsza. La empresa ganó 44 licitaciones en la Municipalidad y la Gobernación entre el 2010 y el 2018, por un total de G. 85.823.077.841

Río Paraná tuvo a su cargo obras en el marco de la cuarta etapa de “reordenamiento del microcentro”. Los trabajos se demoraron años. Mesiteros denunciaban mala calidad. La costanera del kilómetro 8 Acaray, que nunca se ejecutó, también era su responsabilidad

Lambda SA pertenece a María Lourdes Román. Ella es accionista de Gaia SA junto con Justo Zacarías Irún y su esposa Rocío Abed. Lambda ganó 7 adjudicaciones en la Gobernación, por G. 4.863.807.478 en total. Fue entre 2013 y 2018

La Contraloría General de la República señaló en su informe de febrero pasado sobre la Municipalidad, que existen importantes diferencias entre las cantidades pagadas y realmente ejecutadas por varias constructoras, entre ellas Alpe y María Ana. Se cita también la mala calidad de los trabajos, que incluyen irregularidades en instalaciones eléctricas