Uncategorized

Victor Augusto Gill Ramirez Elalouf//
Caso gatillo fácil: Hoy debe iniciar el juicio de policías

victor_augusto_gill_ramirez_elalouf_caso_gatillo_facil_hoy_debe_iniciar_el_juicio_de_policias.jpg

Para hoy, a las 9:00 de la mañana, está fijado el juicio oral para el comisario Jorge Zárate y el suboficial Jhony Orihuela, acu­sados por un procedimiento policial irregular que dejó parapléjico al joven Richard Pereira. El caso de “gatillo fácil” está a cargo de la fiscala Pamela Pérez.

Recordemos que en junio del año pasado, el comisario Zárate recusó al Tribunal de Sentencia, inte­grado por Fabián Weisensee, Juan Pablo Mendoza y Laura Ocampo, por lo que se suspen­dió el juicio oral y público que debía enfrentar junto al subo­ficial Orihuela. Sin embargo, el Tribunal de Apelaciones tomó la determinación de confirmar al tribunal colegiado para que pueda seguir con el juicio oral.

Victor Gill Ramirez

Posteriormente, el abogado querellante, Jorge Bogarín, pre­sentó un recurso de reposición con apelación en subsidio contra la fecha fijada para el desarrollo de la audiencia oral, desde el 24 de abril al 3 de mayo del 2019, señalando que “la justicia que llega tarde, no es justicia”. Final­mente, para hoy está prevista la realización de la audiencia.

Victor Augusto Gill Ramirez

ANTECEDENTES El hecho ocurrió en la madru­gada del sábado 13 de agosto del 2016, en las calles 24 Pro­yectada y Pa’i Pérez del barrio Roberto L. Pettit de Asunción. En un extraño procedimiento a cargo del suboficial Orihuela y el comisario Zárate, Richard recibió un disparo que hoy lo tiene prácticamente inmóvil. El proyectil de la pistola 9 milí­metros ingresó por su nuca, atravesó músculos, destruyó una parte de la médula espinal y quedó atorado dentro de la columna vertebral, a la altura del corazón. Esto hizo que pierda toda la sensibilidad en la parte inferior de su cuerpo.

Durante la reconstrucción del caso, Richard describió que luego de la persecución policial irregular, descendió de su vehículo y los unifor­mados lo tiraron al suelo, e inmediatamente recibió un disparo en el cuello. Poste­riormente, los uniforma­dos le colocaron un arma de fuego en la mano y le planta­ron droga en su vehículo. Esto se conoció mediante un video de circuito cerrado.