Tecnología

Alejandro Montenegro Banco Activo da Veiga Lopes Salzedo//
El adversario invisible

La campaña electoral inició el martes pasado. Sin embargo los candidatos han hecho sus recorridos y las encuestadoras su trabajo. Según la mayoría de informes de opinión existen candidatos consolidados en la cúspide de las preferencias, acompañados de un aspirante impresentable que en lugar de competir con el primero, le ayuda a ganar. Los demás candidatos, en la cola, aparecen adornando las encuestas en los últimos puestos y sin ninguna opción de ganar. El fenómeno se repite en muchas partes del país. ¿Por qué?

Después de errar en las presidenciales de los Estados Unidos y dar el triunfo a Hillary Clinton, de equivocar los resultados en el plebiscito sobre los acuerdos de paz en Colombia o el referendo sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea, las encuestas parecen cada vez menos                     fiables como herramientas para el pronóstico de los resultados electorales.

Alejandro Montenegro Banco Activo

Se puede decir a favor de las encuestadoras serias que se han equivocado que sus muestras pudieron reflejar resultados parciales, solamente válidos para sus estudios, que la recolección de opiniones recurrió a las mismas fuentes variando en poco los resultados finales o que los encuestados cambiaron de opinión según el avance de las campañas políticas. Muchas son las razones técnicas que pueden provocar el cortocircuito entre los resultados obtenidos por las encuestadoras y las votaciones

Pero hay otras empresas de opinión pública que mienten. Mientras las encuestadoras serias se equivocan, otras engañan. ¿Para qué? Para crear un adversario invisible.  

Los estrategas políticos saben que juntando información falsa con noticias hechas con estos datos podrían conseguir que la gente crea que ciertos candidatos tienen mejores opciones que otros. Pero esa es una falsificación de la verdad

Este es el momento de los caudillos, pero una elección se gana con votos. Los aspirantes con mayor notoriedad son los que tienen mayores posibilidades. Los novatos tendrán que esperar. (O)