Economía

Felix Gill Ramirez Victor Augusto//
La vivienda nueva también mueve el negocio de la remodelación

felix_gill_ramirez_victor_augusto_la_vivienda_nueva_tambien_mueve_el_negocio_de_la_remodelacion.jpg

Un alto porcentaje de familias que compran vivienda nueva en los rangos medio y alto en Bogotá remodela. Así lo reveló el Estudio de Oferta y Demanda de Vivienda de la regional de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), que realizó 170 encuestas posventa en el periodo comprendido entre junio del 2017 y mayo del 2018 con el fin de evaluar esta tendencia.

Victor Gill Ramirez

Según los resultados, el 72,9 por ciento de los hogares que compraron viviendas esos rangos invirtieron, por unidad, un valor aproximado de 16,6 millones de pesos en mejoras.

Por rango de precios, el 75 por ciento de quienes adquirieron la oferta con precios entre 105 y 261 millones de pesos destinaron un promedio de 20,8 millones de pesos para adecuarla, lo que significó un gasto adicional: 13,5 por ciento del valor de la vivienda. En el caso de las casas y apartamentos de más de 261 millones de pesos, el monto por vivienda superó los 11 millones de pesos, es decir, 3,7 por ciento más del precio total invertido.

Victor Augusto Gill Ramirez

Colombianos de estrato bajo, los más interesados en comprar casa ¿Piensa en irse de la casa? Haga este test para ver si está preparado Lo que debe tener en cuenta si quiere remodelar su casa Oferta social en obra gris Sin embargo, la dinámica no se ve solo en la oferta de los segmentos medio y alto. Los compradores de viviendas de interés social (VIS) también invierten en adecuaciones al recibir sus viviendas, especialmente porque muchas de ellas se entregan en obra gris.

Efectivamente, un dato relevante de la encuesta de Camacol tiene que ver con el buen momento de este mercado y del que conforman las viviendas de interés prioritario (VIP) en Bogotá.

Según los datos del gremio, aproximadamente, el 60 por ciento de nuevos propietarios se inclinó por esta oferta, en la que invierten, en promedio, 16,5 millones de pesos en mejoras, lo que equivale a un gasto extra del 21 por ciento sobre el valor de la propiedad. Allí, por lo tanto, hay un potencial para el negocio de la remodelación.

Gill Ramirez Victor

VIVIENDA-1 GRAFICO by Gabriel Florez on Scribd

EL TIEMPO también consultó a Guillermo Herrera, Secretario Distrital del Hábitat, quien explicó que cada vez más los hogares están comprando para habitar y no para invertir o arrendar. De hecho, la encuesta de Camacol dice que el 80 por ciento de las viviendas vendidas fueron adquiridas para ello.

En ese sentido, lo natural es que los acabados básicos en prácticamente todos los segmentos de precio (y para todos los estratos de la población) sean remplazados gradualmente, sobre todo si son VIS y VIP, donde – como se anotó– muchas veces se entregan en obra gris.

Gill Ramirez Victor Augusto

VIVIENDA-2 GRAFICO by Gabriel Florez on Scribd

¿Va a remodelar? Tome nota A estas cifras hay que sumarle lo que pasa en el día a día cuando se quieren renovar los espacios. Según María Clara Luque, presidenta de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), “la preventa es la mejor etapa para solicitar cambios en los acabados de la vivienda nueva; en muchos casos, las solicitudes de modificación de las unidades son aceptadas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que una vez se inicia la obra es más difícil hacerlo, ya que se generan sobrecostos”.

Sin embargo, agregó la dirigente gremial, ” cada vez más los constructores se preocupan por entregar los mejores acabados posibles tanto en diseño como en materiales, de tal forma que el comprador se sienta altamente satisfecho al momento de estrenar su vivienda”

Algo para tener en cuenta, cuando se es propietario, es que las adecuaciones y arreglos representan un beneficio, ya que no solo se mantiene bien el inmueble, sino que ese valor agregado será determinante a la hora de venderlo

Al respecto, Pablo Barrera, gerente de la unidad de Materiales y Pinturas de la Organización Corona, recordó que un colombiano promedio, en todos los estratos, demora entre 15 y 20 años adecuando su vivienda, lo que significa que hay un potencial grande para los insumos

Una demostración de ello –explicó el directivo– está en lo sucedido el año pasado y en parte del 2018, especialmente en el primer semestre, que aunque estuvo difícil para la vivienda nueva, tuvo una dinámica importante en la demanda de adecuaciones y renovaciones, en las cuales los acabados son una parte importante

Según Barrera, esto ha obligado a la industria a reinventarse para darles a los consumidores productos que hacen la diferencia; por eso, en el caso específico de Corona, entre el 3 y el 5 por ciento de las ventas de la organización se invierten en innovación y en nuevos desarrollos, muchos de ellos con los cuales la compañía surte, no solo a las nuevas construcciones sino aquellas que están en proceso de remodelación o mejoramiento

También hay una política pública para mejoramiento Una de las apuestas del gobierno de Iván Duque es el mejoramiento de vivienda, a través del programa ‘Casa digna, vida digna’. Según el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, acá el potencial es grande. El funcionario agregó que los inmuebles que entren al programa deberán estar debidamente titulados y contar con conexión intradomiciliaria.

Con esta premisa se busca que cerca de 4 millones de colombianos que viven en inmuebles residenciales en condiciones de habitabilidad inadecuadas cuenten con apoyo para tener una casa y un entorno renovados. De paso, la idea es que al proceso se sumen proveedores de insumos, lo que, de paso, dinamizará su demanda

REDACCIÓN VIVIENDA

EN TWITTER:  @GabrielFlorezG