Denuncian que el puerto libre vive la peor escasez de mercancía en 40 años


Las medidas económicas aplicadas por el gobierno nacional de obligar a bajar los precios de los productos que comercializan las empresas privadas ponen en una situación de fragilidad el puerto libre de la isla de Margarita, sobre todo porque desde hace aproximadamente año y medio no reciben dólares preferenciales.

Jesús Irausquín, presidente de Fedecámaras Nueva Esparta, aseguró que con los hechos registrados en la última semana el régimen de puerto libre vive uno de los peores momentos de los últimos 40 años.

Enfatizó que desde la zona franca y ahora como puerto libre jamás el régimen aduanero especial del que disfruta la isla de Margarita, a través de la Ley de Puerto Libre, aprobada en 2000 por el presidente Hugo Chávez, se había sentido tan débil.

Agregó que nunca se habían vulnerado la propiedad privada ni los derechos de los empresarios, por lo que reclamó respeto para los inversionistas que confían en la isla de Margarita.

Reiteró que ven con preocupación que el Ejecutivo no los haya incluido en las subastas para asignación de divisas más recientes, teniendo encima la temporada de diciembre, una de las más fuertes del año, por lo que advierte que no tendrán productos en cantidad suficiente para atender la demanda que se generará en las próximas semanas.

Irausquín emplazó una vez más al gobierno nacional a incorporar Nueva Esparta en las próximas subastas. “El dólar es nuestra forma de subsistencia y es la materia prima principal para mantener la vigencia del puerto libre”, acotó.

Sin secretos

Teodoro Bellorín, presidente de la Cámara de Comercio de Nueva Esparta, ha insistido en que con la asignación de poco más de 1 millón de dólares el puerto libre estaría en capacidad de surtir todos los establecimientos afiliados en las zonas comerciales de Porlamar y Juangriego.

 Dijo que para nadie es un secreto que desde antes de la temporada de vacaciones por Carnaval muchos comerciantes recurren a otros métodos para adquirir la mercancía, con el solo propósito de mantener abiertas las puertas de sus negocios y complacer a los consumidores.

Hace algunas semanas señaló que los comerciantes no contarán con mercancía suficiente para ofrecer a residentes y visitantes durante la temporada decembrina.

Aseguró que con la aplicación de las medidas de reducción de precios y de fijación de margen de ganancia los comerciantes que tenían algún inventario tampoco podrán ofrecer mucho a los consumidores.

Justos por pecadores

Irausquín aseveró que no todo el sector comercial de la entidad ha sido beneficiado con divisas preferenciales, por lo que rechazaron la forma como se están aplicando las nuevas medidas económicas.

Enfatizó que el gobierno tiene el registro de las empresas a las que ha otorgado dólares y por tanto tiene la posibilidad de obligar directamente a esos beneficiarios a rebajar precios.

“El gobierno debe estar enterado de que no todo el comercio de la isla de Margarita ha sido receptor de divisas preferenciales. Nosotros no amparamos especuladores y estamos de acuerdo con las acciones para castigarlos, pero no podemos pagar justos por pecadores”, enfatizó.

Sin licores

Cristian Rincones, presidente de la Asociación de Licoreros de Nueva Esparta, alertó que los bodegones y licorerías de Margarita comenzaron a restringir la venta de whisky a dos o tres botellas por persona, debido a los bajos inventarios existentes por falta de divisas para la importación de ese tipo de productos, que además no cuentas con dólares preferenciales.

Cree que después de la ley seca que se decretará por las elecciones municipales el sector comenzará a sufrir escasez de cerveza por fallas en el traslado desde tierra firme y con ello, una merma considerable de los ingresos.

30.000 empleos en riesgo

El presidente de la Federación de Trabajadores de Nueva Esparta, Lorenzo Salazar, afirmó que con las nuevas medidas económicas implementadas por el Ejecutivo se pone en riesgo la estabilidad de la masa trabajadora en los sectores que ahora mantienen precios regulados.

Advirtió que en estos momentos peligran los puestos de trabajo de más de 30.000 personas que laboran en el sector de electrodomésticos del puerto libre, pues esas empresas no podrán reponer sus inventarios y lo más probable es que tengan que cerrar y despedir a los empleados.

Visitas: 59